Entre las calles de Goya y Jorge Juan se encuentra la Avenida de Felipe II, un pequeño tramo peatonal en el céntrico Distrito de Salamanca que hace de paseo y de plaza, y en el que confluyen la cultura y las costumbres de la vida madrileña.

A lo largo de esta ubicación comparten espacio el Palacio de los Deportes (antigua Plaza de toros de Goya), un dolmen y la estatua de Newton de Salvador Dalí, obra que ha permitido al artista “adueñarse” de la plaza de manera oficiosa, siendo conocida como Plaza de Dalí desde su inauguración en 1986.

Bancos, árboles y esculturas de bronce salpican el suelo de la avenida confiriéndole un aire distintivo que permite a paseantes y turistas disfrutar del corazón de Madrid. Pero no solo se trata de una zona de paso u ocio, también es un emplazamiento que acoge actividades públicas, eventos y fiestas populares como las del propio distrito un año tras otro.