Ubicada entre Serrano y Lagasca, donde tiempo atrás estuvo la plaza de toros de la Puerta de Alcalá, se encuentra la calle Columela. Entre sus edificios más destacados, el antiguo Palacio del Duque de Abrantes o las escuelas de la Fundación Caviggioli. Entre sus históricos vecinos más relevantes: el arquitecto Luis Cubillo de Arteaga o el profesor Manuel Cárdena Iracheta. Pero, ¿quién fue Columela? 

Lucius Junius Moderatus, de sobrenombre Columela, nació en Gades (la actual Cádiz), en la región Bética romana, a comienzos de la era cristiana. Contemporáneo de Séneca, llegó a ser su amigo. Fue tribuno en Siria hacia el año 35. Después se trasladó a Roma, donde se dedicó a la agricultura entendida a gran escala, para lo cual iba poniendo en práctica sus conocimientos. En la capital del imperio formó parte de círculos sociales elevados.

De sus escritos destaca “Res rustica”, compuesto hacia el año 42. Trata sobre todos los trabajos del campo, desde la siembra a la veterinaria. Es la más práctica y exhaustiva exposición conocida de la agronomía antigua. Aborda, entre otros, aspectos tales como el tratamiento de las plagas, el acondicionamiento de los suelos para el cultivo, la apicultura, la ganadería, la horticultura o la vida en la granja (calendario rústico, elaboración de alimentos, etc.). Esta obra está considerada como la mejor recopilación del saber agrícola grecorromano y de toda la Antigüedad precedente.

El s. XIX es el del reconocimiento de Columela como autor literario romano y agrónomo. Su obra es básica para comprender la de otro de los considerados grandes tratadistas romanos. Ya en la Edad Media la influencia del saber agronómico de Columela, tanto en los reinos cristianos como en Al-Andalus, es muy importante. Columela murió en Taras (la actual Tarento) hacia 60-70 d. C.