Janet Echelman estrena en Madrid una versión de su “1.8”, escultura que forma parte de la celebración del 400º aniversario de la Plaza Mayor y que permanecerá visible al público hasta el 19 de febrero.

La instalación, rebautizada como “1.78” para la ocasión e inspirada por el tsunami ocurrido en 2011 en Japón (fueron los microsegundos que se acortó el día debido al maremoto), pretende mostrar la interconexión entre espacios y personas, así como la naturaleza oscilante del tiempo.

La composición de la artista estadounidense está formada por capas de fibras anudadas que permanecen suspendidas a una altura de 21 metros, que ondean con el viento, y a las que se suma una iluminación que la convierte en una creación única. Esta pieza de arte urbano que flota sobre la estatua de Felipe III cierra el ciclo “Cuatro Estaciones” que conmemora el IV centenario de la Plaza Mayor.