“Fundado en el año 1596, el Colegio de Abogados de Madrid está constituido por 77.000 abogados, y tiene como principal misión la defensa de sus intereses corporativos y la de los ciudadanos a los que sirven. Asimismo el Colegio garantiza su independencia y la vigencia de los valores básicos de la profesión, y presta a sus colegiados los servicios que necesitan para el mejor desempeño de su trabajo (…).

La fundación del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid data de 1596, año en el que Su Majestad Felipe II otorga una Real Cédula de 15 de junio, en la que aprueba las Ordenanzas de la Congregación de Abogados de la Corte. Ya existían sin embargo numerosas referencias de la Abogacía en Madrid y de los abogados del Concejo de la Villa desde la baja Edad Media, siendo de especial importancia para la profesión el Ordenamiento de los abogados y procuradores, otorgado en Madrid por los Reyes Católicos en 1495.

Pero había de ser el establecimiento de Madrid como Capital y Corte del Imperio de los Austrias, llevado a cabo por Felipe II, el que hiciera necesaria la constitución de la referida Congregación de Abogados de la Corte, siendo su impulsor un personaje de origen portugués, Ascensio López, cercano a la Princesa Juana de Austria, fundadora de las Descalzas Reales (…).

Tras su elección como decano en el proceso electoral celebrado el 13 de diciembre de 2017, José María Alonso Puig representa a la abogacía madrileña y vela por el cumplimiento de la misión y la función social que ésta tiene encomendada.”

 

Fuente: Web de Ilustre Colegio de Abogados de Madrid