José Lázaro Galdiano, coleccionista

José Lázaro Galdiano (Beire, Navarra, 1862 - Madrid, 1947) fue empresario, intelectual, editor y coleccionista de obras de arte y objetos variopintos. De origen hijodalgo, consiguió una enorme riqueza a través de actividades financieras, dentro y fuera de España, hasta acumular la que algunos consideran la mayor fortuna del país. Fue un coleccionista consciente. A lo largo de su vida adquirió una poderosa formación intelectual en diversas áreas, que le sirvió para planear mejor sus objetivos y precisar más sus búsquedas.

José Lazaro Galdiano

Un símbolo de la modernización española desde la segunda mitad del siglo XIX fue el desarrollo del coleccionismo entre las clases más pudientes de la sociedad. Ciertamente se llegaba con retraso, si hacemos la comparación con los aristócratas y grandes burgueses franceses, ingleses, italianos o alemanes. Ello no fue óbice para que la expansión del coleccionismo tuviera lugar en España también.

Encontramos tres motivaciones para explicar el auge del coleccionismo. En primer lugar, porque se convirtió en un símbolo de estatus, de significación social, atributo del éxito. En segundo lugar, por el placer estético que proporcionaba el mundo de la historia: el pasado como legitimación del presente. Y, en tercer lugar, porque se consideraba un activo inversor seguro, y con rentabilidad de futuro. En esta ambientación destacan dos insignes vecinos del barrio de Salamanca, que marcaron la tónica y se convirtieron en referente para otros: el Marqués de Salamanca y Antonio Cánovas del Castillo. El primero consiguió reunir una de las pinacotecas más importantes de su época, que podía llegar a competir con el mismísimo museo de El Prado. A ello se unía su incontenible ansiedad por la búsqueda y la compra de incunables, sobre todo de las primeras ediciones de las novelas de caballerías citadas en El Quijote. En cuanto a Cánovas, hombre decisivo de la política española en los tres últimos decenios del siglo XIX, convirtió su hotel –llamado La Huerta, actual ubicación de la embajada de los Estados Unidos de América- en uno de los centros más importantes de la cultura madrileña, gracias a su biblioteca y a su colección de antigüedades orientales y grecolatinas. Fuera del barrio, cabe destacar el papel jugado por el Marqués de Cerralbo, que legó sus colecciones al Estado español “para que sirvan para el estudio a los aficionados para la ciencia y el arte”. Así nació el actual museo Cerralbo.

José Lázaro Galdiano siguió esta estela. Además, fundó una de las revistas culturales más significativas en el gozne entre los siglos XIX y XX, La España Moderna. Fue amigo de los intelectuales, artistas y políticos más significativos del momento. Este haz de relaciones le sirvió para consolidar su faceta de coleccionista. De su amigo Cánovas del Castillo, además, adquirió su archivo personal y buena parte de, tras el asesinato del andaluz. Estuvo en contacto con los principales marchantes europeos y americanos. Su matrimonio con una rica hacendada argentina, Paula Florido y Toledo, consolidó su patrimonio, y le permitió la construcción de su Parque Florido, actual sede del Museo Lázaro Galdiano. Conservador en lo político, y tradicional en sus gustos estéticos, huyó del arte contemporáneo y se especializó en el mundo medieval, el Renacimiento, el Barroco y determinados autores del siglo XIX. Desde la espada del conde de Tendilla hasta el Libro de horas de Gian Giacomo Trivulzio, pasando por cuadros de El Bosco, Claudio Coello, Pedro Berruguete, Murillo, Velázquez o Goya, su afán coleccionista supone uno de los paseos más interesantes por la historia cultural española. Añadamos las dos decenas de millares de libros de su biblioteca, algunos de ellos de incalculable valor, junto a esculturas y muchas otras piezas decorativas de toda índole y procedencia, y completaremos una trayectoria vital consagrada, con plena consciencia, al conocimiento, la conservación y la difusión del arte.

A su muerte, en 1947, en el deseo de evitar la dispersión de un conjunto tan abigarrado de piezas, decidió legar sus colecciones al Estado español, como hiciera Cerralbo 25 años antes, quedando asociadas a la fundación que lleva su nombre. 

 

Está aquí: Inicio Descubre Personajes José Lázaro Galdiano, coleccionista