En el número 69 de la Calle Serrano, entre las calles Juan Bravo y Maldonado, se encuentra uno de los edificios de oficinas más singulares del Distrito de Salamanca por su arquitectura. Apariencia y concepto son los motivos por los que destaca este icono que fue sede del Consorcio de Compensación de Seguros hasta el año 2005.

Su proyecto de creación se remonta a finales de 1979, fecha en la que el Consorcio convocó un concurso restringido con el objetivo de construir un espacio para la venta o alquiler de oficinas. La propuesta de Fernando Higueras (Premio Nacional de Arquitectura en 1960) resultó ganadora en febrero de 1980, viéndose transformada la idea original por los cambios de uso surgidos durante su edificación. Tanto la fachada como el interior del inmueble buscaban, según palabras del propio arquitecto, “huir del tópico edificio de oficinas, impersonal, frío y artificial”.

Su exterior, formado por moldes prefabricados de hormigón en los que la vegetación adquiere un gran protagonismo, así como lo diáfano de un interior carente de pilares, han permitido a este edificio, no solo resistir el paso del tiempo, sino también ser un ejemplo de “solución humanizada” que le permite ocupar un lugar destacado en la ciudad.