Presidiendo el Gran Estanque del Parque de El Retiro se encuentra el Monumento a Alfonso XII, un espacio construido a principios del siglo XX que homenajea la figura del monarca, representado mediante una estatua ecuestre.

La idea de erigir este monumento surgió en 1887, pero no fue hasta 1902 cuando comenzaron las obras del mismo. José Grases Riera fue el ganador de un proyecto que salió a concurso público, aunque sería Mariano Benlliure (autor de la estatua) quien lo culminaría debido al fallecimiento de Grases Riera en 1919. Inaugurado en 1922, el espacio lo conforma una columnata en forma de hemiciclo que rodea a Alfonso XII. Leones, sirenas y otras estatuas alegóricas de bronce y mármol se distribuyen a lo largo del zócalo y el pedestal.

En el centro se erige una torre de más de 20 metros de altura en la que se alza la estatua de Alfonso XII. En su interior se halla un mirador de 360º que proporciona una vista excepcional sobre el parque. A él solo tuvieron acceso unas pocas personas durante los años 80, pero en 2017 el Ayuntamiento decidió restaurar dicho mirador y en 2018 se ha reabierto de nuevo al público.