En la Calle de Ayala 28 se halla uno de los mercados más antiguos de la ciudad de Madrid: El Mercado de La Paz. Un espacio que ha visto pasar compradores, comerciantes y hosteleros desde que abriese sus puertas al público en el año 1882. Más de cien años después, este mercado caracterizado por la utilización de hierro en su edificación, conserva el encanto y la tradición de sus primeros días, convirtiéndose también en un lugar en el que realizar la compra como antaño.

Construido en el año 1879, siguiendo un proyecto de Alexandre Gustave Eiffel, es uno de los últimos mercados modernistas de la capital, proclamándose como reclamo turístico para los amantes de la arquitectura. Además, aquellos que lo visiten no solo se encontrarán con un mercado de abastos, también hallarán un lugar repleto de servicios y espacios gastronómicos que lo convierten en uno de los emplazamientos más completos del barrio de Salamanca.