Francisco de Goya y Lucientes. Fuendetodos (Zaragoza), 30.III.1746 – Burdeos (Francia), 16.IV.1828. Pintor.

Goya pintó en París dos sobrios retratos de sorprendente modernidad, los del político exiliado Joaquín María Ferrer y su mujer, y regresó a Burdeos en septiembre, donde se reunió con Leocadia Zorrilla y sus hijos. Tuvo algunos achaques y enfermedades en esos años que, sin embargo, no le impidieron hacer cuatro viajes a Madrid para solucionar sus asuntos y, seguramente, visitar a su hijo y a su nieto. Moratín dio cuenta regularmente a sus conocidos madrileños de la vida y la salud de Goya: “Goya, con sus setenta y nueve pascuas floridas y sus alifafes ni sabe lo que espera ni lo que quiere […] le gusta la ciudad, el campo, el clima, los comestibles, la independencia y la tranquilidad que disfruta”. Pintó sólo retratos de algunos de sus amigos, como el del propio Moratín (Bilbao, Museo de Bellas Artes), el de Jacques Galos (Filadelfia, Barnes Foundation) y los últimos, pocos meses antes de morir, de su nieto Mariano (Dallas, Texas Meadows Museum) y del comerciante Juan Bautista de Muguiro (Madrid, Museo del Prado).

Su actividad se centró en obras íntimas, de pequeño formato, como una serie de miniaturas sobre marfil, de las que se conocen algunos ejemplos, con figuras singulares, expresivas y mordaces, que Goya describió como más cercanas a “los pinceles de Velázquez que a los de Mengs” por la libertad y expresiva fuerza de las pinceladas. El período de Burdeos se define, sin duda, por las obras sobre papel, como los dibujos a lápiz negro de los Álbumes G H, con escenas inspiradas en la realidad y otras en las que recurrió a recuerdos y temas que le habían interesado siempre, como las sátiras contra el clero o sobre el engaño y la locura, y figuras distorsionadas con una estética que precede al expresionismo del siglo XX.

Se apasionó entonces por una técnica nueva, la litografía, y se sirvió del establecimiento de Cyprien Gaulon para imprimir la serie de los Toros de Burdeos, impresionantes visiones de la “fiesta nacional” que sobrecogen por su gran tamaño y su brutal denuncia de la violencia del ser humano idea que le había preocupado toda su vida. Cuando murió, era apreciado solamente por el pequeño grupo de amigos y familiares que le acompañaron fielmente hasta el final, pues su arte, profundamente individual, estaba lejos de las modas del momento. Murió en la noche del 15 al 16 de marzo de 1824, descrita con realismo estremecedor por Leocadia Zorrilla, y fue enterrado en el cementerio de la Chartreuse en la misma tumba que su consuegro, Martín Miguel de Goicoechea. Años después, los que se creyeron sus restos mortales se trasladaron a Madrid, donde reposan en la ermita de San Antonio de la Florida, bajos los frescos que había pintado en 1798.

Obras:

Adoración del Nombre de Dios, coreto, basílica del Pilar, Zaragoza, 1772; Escenas de la vida de la Virgen, cartuja de Aula Dei, Zaragoza, 1772-1774; La riña en la Venta Nueva, 1777; La cometa, 1777; El cacharrero, 1779; Niños jugando a soldados, 1779; Regina Martyrum, cúpula de la basílica del Pilar, Zaragoza, 1780-1781; Cristo en la Cruz, 1780; La familia del infante don Luis de Borbón, 1783; Las Cuatro Estaciones, 1786; Carlos III, cazador, c. 1786-1787; La familia de los duques de Osuna, 1787; El conde de Cabarrús, 1788; El niño Manuel Osorio y Zúñiga, c. 1788; San Francisco de Borja despidiéndose de su familia, 1788; La pradera de San Isidro, 1788; La gallina ciega, 1788; La boda, 1792; El pelele, 1792-1794; Cómicos ambulantes, 1993; El naufragio, 1793; Incendio de noche, 1793; Retrato de D. Agustín Ceán Bermúdez, c. 1795; Retrato de la marquesa de la Solana, 1795; Álbum de Sanlúcar (dibujos), c. 1795-1796; Álbum de Madrid (dibujos), c. 1795-1796; Retrato de la duquesa de Alba, vestida de blanco; Retrato de la actriz La Tirana, c. 1798; Frescos de la ermita de San Antonio de la Florida, ermita de San Antonio, Madrid, 1798; El Prendimiento, 1798; Retrato de Don Gaspar Melchor de Jovellanos, 1798; Serie de aguafuertes de “Los Caprichos”, 1799; Retrato ecuestre de la reina María Luisa de Parma, 1799; La maja desnuda, 1800; La maja vestida, c. 1800-1808; La familia de Carlos IV, 1800; La condesa de Chinchón, 1800; Retrato de don Manuel Godoy, 1801; El marqués de San Adrián, 1804; La marquesa de Santa Cruz, 1805; Fernando VII a caballo, 1808; Alegoría de la ciudad de Madrid, 1810; Serie de bodegones, c. 1808-1812; Serie del marqués de la Romana, c. 1800- 1808; Maja y celestina al balcón, c. 1808-1812; Las majas al balcón, c. 1808- 1812; Las viejas o El Tiempo, c. 1808-1812; El dos de mayo en Madrid, 1814; El tres de mayo en Madrid, 1814; Retrato de Fernando VII con manto real, 1814; Retrato del duque de San Carlos, 1815; El entierro de la sardina, c. 1815; Procesión de flagelantes, c. 1815; Escena de Inquisición, c. 1815; Escena de manicomio, c. 1815; Corrida de toros, c. 1815; Serie de aguafuertes de los “Desastres de la guerra”, 1812-1815; Serie de aguafuertes de “La Tauromaquia”, 1815; Fray Juan Fernández de Rojas, c. 1815; El X duque de Osuna, 1816; La duquesa de Abrantes, 1816; Santas Justa y Rufina, sacristía de los Cálices, catedral de Sevilla, 1817; Santa Isabel de Hungría curando a una enferma, 1816-1817; La última comunión de San José de Calasanz, Madrid, Escuelas Pías, 1819; Serie de aguafuertes de “Los Disparates”, c. 1820; Autorretrato con el médico Arrieta, 1820; Serie de las “Pinturas Negras”, 1821-1823; Retrato de María Martínez de Puga, 1824; Retratos de Joaquín María Ferrer y Manuela Álvarez Coiñas de Ferrer, 1824; Retrato de Leandro Fernández de Moratín, 1824; Álbumes G y H (dibujos en Burdeos); Litografías de los “Toros de Burdeos”, 1825; Retrato de Juan Bautista de Muguiro, 1828.

Fuente: Diccionario Biográfico Español