La iglesia de la Concepción, de estilo neogótico, está situada en el número 26 de la calle de Goya, esquina a la de Núñez de Balboa. Fue construida por Jesús Carrasco, que se basó en un proyecto anterior de Eugenio Jiménez Corera, en 1914, y la levantó con los donativos y limosnas de los feligreses.

La primera iglesia estuvo situada en la calle de Hermosilla, esquina a Claudio Coello, para dar servicio al nuevo barrio de Salamanca, pero fue derribada a principios del siglo XX y en el solar se edificó el “Teatro Beatriz”tener su origen el dicho de “coger la mona”, es decir, cogerse una borrachera. El rey Alfonso XIII, colocó la primera piedra del nuevo templo. Tiene criptas para las famillias que adquieron la propiedad para ser enterradas allí. En la fachada destacan tres cuerpos, el primero con tres calles y decoraciones vegetales; en el central, una puerta rectangular y sobre ella un tímpano apuntado con un relieve de la Inmaculada Concepción; en el segundo de los cuerpos, un vano ojival; en el tercero, dos ventanas ojivales, en cada cara, tomando ya la forma de torre para el campanario. Hay que destacar esta torre de 44 metros de altura, coronada por una gran aguja de hierro colado, sobre la cual se situó una imagen de la Inmaculada. Curiosamente pocos años después de inaugurarse el templo, unos raterillos consiguieron encaramarse hasta la imagen con el ánimo de robar las bombillas de su corona.

El interior es longitudinal, de tres naves y crucero; a los pies se levanta una tribuna recorrida por vigas transversales que sostienen el órgano. La Capilla Mayor tiene un retablo dorado flamígero. La obra más valiosa del templo es el grupo escultórico del Cristo de la Salud, realizado en madera policromada, un conjunto de tallas medievales del siglo XII o XIII. En la cripta se habilitaron enterramientos, como los de los marqueses de Luca de Tena.