Entre el paseo de la Catellana y Francisco Silvela. Aunque lleva el nombre del escritor, pensador y filósofo madrileño, popularmente sigue siendo conocida como Lista, que fue su anterior nombre hasta 1955, en honor al sacerdote Alberto Lista y Aragón, profesor del colegio San Mateo y director de “La Gaceta de Madrid”, de quien se dijo que era persona tan sencilla  que rechazó ser obispo de Astorga.

 

La calle empezó a ver el nacimiento de bellos palacetes en la primera década del siglo XX. En el del número 23 vivió y murió Francisco Silvela, y en otros de estilo francés tuvo su última residencia el infante don Carlos. En el número 3 tuvo casa el Conde de Romanones y en ella vivió sus años de infancia y juventud Gregorio Marañón. Esta calle conserva en la actualidad hermosos palacios y edificios de notable arquitectura funcional, como el situado en la esquina con Castelló, que fue del marqués de Hinojosa de Álava, de estilo ecléctico al que se unen elementos del barroco francés. Su interior fue reformado para albergar el Tribunal Tutelar de Menores. En el número 100 de esta calle se encuentra la sede del área de de gobierno de Empleo y Servicios a la Ciudadanía. En el número 11, se abrió en 1939 “Casa Exérez”, un salón de limpiabotas de lujo, para dar lustre al calzado de lo más granado de la vecindad del barrio