Esta placa esta colocada en la casa donde vivió y trabajó desde 1915 ROBERTO DOMINGO, pintor taurino (1883 – 1956).

Roberto Domingo es uno de los grandes de la pintura taurina de nuestro país, un género que alcanzó gran difusión durante el siglo XIX y las primeras décadas del XX por el fuerte componente nacionalista y exótico de cara al extranjero de las obras que a él se adscriben.

Nacido en París el 12 de Enero de 1883, hijo del pintor valenciano Francisco Domingo Marqués, su educación temprana en el dibujo y la pintura dio pronto frutos, ya que se convirtió en un joven precoz que a los quince años vendía con total éxito todas las obras que realizaba, y que le permitió ingresar a los veinte años en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. 

Viajó a Francia, donde estudió con detenimiento las obras de los impresionistas franceses, destacando las influencias que en su obra posterior tendrán Manet, Monet, Degas o Sisley, de los que toma la pincelada suelta y la captación del movimiento instantáneo, tan importante en la época en la que la Pintura entra en competencia con la Fotografía, y a los que añade una viva paleta de colores de tradición española. 

Personalidad de éxito en el panorama artístico madrileño, Francisco Domingo expuso en las numerosas muestras de pintura tanto Nacionales como Internacionales que se realizaron en nuestra ciudad, vendió obras a las mejores colecciones de la época y supo transmitir el colorido y el espectáculo de la Fiesta Nacional fuera de nuestras fronteras. 
Murió en Madrid el 5 de Agosto de 1956. 

Fuente: http://especiales.memoriademadrid.es/index/verficha/idpk/58220/id/8/obj/A/idag/25